Conseguir un empleo en ocho pasos.

Conseguir un trabajo puede ser una dura tarea en algunas ocasiones. Redactar el currículum perfecto, conocer a la empresa antes de la entrevista, dejar buena imagen con tu presencia y tu discurso…
Aunque no existe una fórmula mágica, se trata de evitar que un error nos descarte en cualquiera de las fases. Es ahora, en periodos de crisis, cuando el empleador endurece los requisitos. Tome nota de estos pasos que aumentarán las posibilidades de que usted sea el candidato elegido:

1. PASOS PREVIOS
– Cuide su huella digital:
Estudie las opciones de privacidad de sus redes sociales, que no lo etiqueten en fotografías comprometidas y tenga cuidado con los comentarios desafortunados y las bromas en Twitter. Si le ha pasado a varios políticos, le puede pasar a usted.
Escriba su nombre en buscadores de vez en cuando a ver que sale, esto es lo que suelen hacer las empresas.
– Investigue: Haga un estudio de la empresa dónde va a mandar su currículum para adaptarlo.

2. EL DISEÑO
– La claridad en el currículo es la regla de oro, incluso para un puesto creativo. Debe ser limpio y claro.
– La foto: Todos los expertos la recomiendan. Lo mejor es una imagen del candidato de medio plano, con fondo neutro y, más que con sonrisa, con una mirada sonriente. Mi consejo es que la foto elegida sea la que enviaría para un puesto de director general de una prestigiosa marca, independientemente del puesto al quiera optar.
No caiga en recortar una imagen de grupo, aprovechar esa de una boda solo porque sale en traje, usar la de la orla de la carrera…

3. EL CONTENIDO
– Mentir, o no: Quizás quiera exagerar un poco en su nivel de idiomas, en el uso de determinados programas o en sus responsabilidades anteriores, pero asegúrese antes de poder defenderlo si le preguntan, y obviamente si su nivel de inglés es básico y la oferta es para un puesto con inglés nativo, por ejemplo, no se la juegue.
– Otras experiencias: Lo ideal es adaptar el currículo al puesto, pero cualquier experiencia relacionada siempre da valía. ¿Entonces pongo ese trabajo de dependiente? Si el empleo requiere un trato al público, puede resultar interesante.
– ¿Participó en un Erasmus? Puede serle de gran ayuda. Así su nivel de idiomas es muchísimo más creíble y puede ayudarle a pasar una criba.

4. MÁS
– El envío: Lo más común es mandarlo por email, pero tenga en cuenta el nombre de su dirección de correo, intente que se ciña a su nombre y apellidos. Cada vez más empresas publican ofertas a través de redes sociales, en las plataformas de búsqueda de empleo e incluso en Twitter.
– La importancia de Linkedin: Si su empleo requiere formación universitaria, unase a esta red si no lo está haciendo ya. Conviene tener el perfil cuidado, actualizado y sin comentarios inapropiados.
– ¿Habrán recibido mi currículum? Una vez enviado, tanto si nos llega una confirmación automática como si no, una semana es un tiempo prudencial para preguntar si lo han recibido. Si ya nos lo han confirmado, no hay que insistir. A nadie le agrada alguien que parece desesperado.

5. PREPARATIVOS
– Vencer los nervios: Lo mejor para ir más tranquilo es practicar en casa respuestas a preguntas tipo y repasar los logros de su carrera. Así evitará lo peor: quedarse en blanco.
– ¿A qué hora es la entrevista? Cuando el candidato ya tiene trabajo, la empresa puede adaptarse, pero cambiar la cita más de una vez no denota seriedad. Si estamos en paro cualquier hora debería valernos. Si no, debemos justificar bien un cambio de hora.

6. ¿QUÉ ME PONGO?
– Casual, pero elegante: O lo que se llama smart casual. Es lo ideal en la mayoría de los casos. ¿No controla el smart casual? Una camisa, una americana y un pantalón liso bastan.
¿Y si pregunto cómo debo ir vestido? Casi nadie lo hace, pero no está de más si el tema del vestuario nos pone nerviosos. De hecho, puede significar más interés por parte del candidato.

7. METIDOS EN FAENA
– La actitud: En la entrevista hay cuatro pecados capitales: la desidia, la soberbia, la mentira y la negatividad. Ante todo, positividad, pero sin pasarse de listo intentando confundir al entrevistador con datos técnicos.
– El saludo: La empatía es la clave, así que recuerde dar la mano y mirar a los ojos con sinceridad. ¿Quiere que le recuerden? Diga su nombre a la vez que chocan la mano.
– ¿Hablar de dinero? No tenga miedo a preguntar por las condiciones salariales, al fin y al cabo es lo que nos ha llevado a estar allí, si no hablan de ello saque usted el tema, aunque siempre al final. ¿Y los horarios? Ni se le ocurra en una primera entrevista.

8. ¿Y DESPUÉS?
– Plazos: En diez días las empresas ya suelen tenerlo decidido, aunque puede preguntarlo al salir de la entrevista. ¿Y llamar después? Está en su derecho, pero hágalo educadamente y teniendo en cuenta que, muchas veces, los procesos se alargan.
– ¿Y si pido explicaciones? “Si ha estado en un proceso hasta el final, realmente le deben una explicación. De hecho, si la respuesta es que no encaja con la filosofía de la compañía, ¿qué sentido tiene volver a aspirar a cualquiera de sus puestos? Mejor que nadie pierda el tiempo.
– Pruebe otra vez: Si después del proceso de selección finalmente no fue seleccionado y quiere volver a presentarse de nuevo a la vacante de la misma empresa, dese un tiempo y vuelva a intentarlo sin miedo.

Enhorabuena, ya estas ocho pasos más cerca de conseguir ese empleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s